Esencias Florales

Introducción

 

Las Esencias Florales actúan en el campo de la conciencia. Se dirigen a una vía de salida de los padecimientos y una posibilidad de vivir y disfrutar de la vida. La utilización de las esencias florales ayudan a asumir la responsabilidad por nuestro propio bienestar restableciendo nuestro equilibrio básico.

 

La utilización de las flores con fines terapéuticos se remonta a tiempos ancestrales. Desde las culturas Celtas, Orientales, Incas, hasta Paracelso y Steiner, padre de la medicina antroposófica, hacen referencia a la energía sutil y terapéuticamente poderosa de las flores.

 

Corrigiendo los estados emocionales con la Esencia Floral adecuada los síntomas concretos desaparecen trayendo equilibrio y bienestar. La naturaleza está plagada de llaves que abren puertas a la salud integral. Toda ella es un agente sanador.

 

Es el Dr. EDWARD BACH quien descubre 38 flores, remedios vibracionales que trabajan sin agredir.

Las Flores de Bach consisten en una terapia encaminada a hacernos conscientes de los estados mentales negativos, entre ellos: impaciencia, orgullo, inestabilidad, odio, rencor, ira, crueldad, etc. y desarrollar la virtud opuesta a dichos estados. Constituyen un original método terapéutico para modificar emociones alteradas, basado en las propiedades de 38 elementos vegetales y una doctrina filosófica.

 

No se mezclan ni inhiben a los remedios convencionales. Niños, adultos, animales y plantas en todo el mundo abordan esta terapia por su eficacia tan simple como profunda en su transformación.

 

Su objetivo principal es ayudar al paciente a alcanzar un autoconocimiento que le permita equilibrar sus emociones a fin de solucionar sus temores, ansiedades e incluso prevenir problemas físicos.

 

Con el paso del tiempo la terapia floral creció de forma inevitable y hacia finales de los setenta tiene lugar un acontecimiento muy importante para todas las medicinas naturales: la Organización Mundial de la Salud reconoce el valor terapéutico de las esencias florales como el de muchas terapias alternativas y complementarias. Hoy día ya se las inscribe como Terapias Integradoras.

 

Patricia Kaminsky y Richard Kats en California desarrollaron su propio sistema, y Ian White en Australia hizo lo mismo. Andreas Korte prestigia la Terapia Floral con su método de elaboración diferente. Las flores de Saint Germain transmiten las virtudes y potencia de la selva amazónica. Posteriormente mucha gente dedicada a la terapia floral empezó a incursionar en la flora local de cada país, buscando alternativas naturales para recuperar la salud, tanto física y mental como emocional y espiritual.

 

Hoy en día médicos naturistas, psiquiatras y terapeutas, químicos y botánicos continúan investigando el efecto de distintas flores en los seres vivos, ya sea en la esfera emocional, energética, psicológica y hasta física. En esta sección mencionaremos el efecto de las esencias florales más conocidas y testeadas empíricamente.

¿Qué son las Esencias Florales?

 

Las esencias florales son remedios vibracionales, no son medicamentos y no interactúan con ellos, pueden usarse sin riesgo ya que no tienen acción bioquímica o principio activo, por lo tanto, no hay posibilidad de sobre dosis, efectos secundarios o dependencias.

Pueden ser asociadas a otros tratamientos o terapias, ya que siempre potencian el proceso de curación y en los casos de procesos incurables aportan sosiego y paz interior. Pueden ser usadas a cualquier edad, siendo especialmente eficaces en niños. También pueden utilizarse en animales, plantas y ambientes. Su resultado es asombroso.

Orígenes de la Terapia Floral

Históricamente, la utilización de flores como remedios con fines terapéuticos se remonta a la antigüedad, cuando la humanidad usaba la riqueza energética y curativa del reino vegetal. Esto es visto en las antiguas tradiciones como la Hindú, la Celta, la Taoísta o la Inca entre otras, posteriormente Hipócrates y, en el siglo XV Paracelso nos habla de la recolección de gotas de rocío sobre los pétalos de las flores con fines curativos.

Rudolf Steiner, padre de la medicina antroposófica, hace referencia a una energía sutil y terapéuticamente poderosa por descubrir en las flores.

Quien «re-descubre» los postulados de Paracelso y da la forma terapéutica a las Esencias Florales, es el Dr. Edward Bach, nacido en Birmingam Inglaterra en septiembre de 1886, bacteriólogo, inmunólogo, patólogo y homeópata. Entre los años 1930 y 1934 consigue elaborar 38 Esencias Florales (conocidas como Las Flores de Bach) brindando un método terapéutico, utilizable por todos.

¿Cómo actúan las Esencias Florales?

Actúan sobre el campo emocional desde «dentro hacia fuera» cambiando las emociones y creencias que dificultan la capacidad que el alma tiene de tomar las riendas de su propia vida o destino, por lo tanto, son útiles en los diferentes estados de ánimo asociados a todo tipo de desequilibrios de los seres vivos.

Potencian las virtudes opuestas a estados emocionales discordantes, que causan sufrimiento (Estrés, miedo, incertidumbre), permitiendo equilibrar y mantener una valoración más armónica de los tiempos de vida cambiante como el actual.

Los seres vivos tenemos un campo electromagnético; dicho campo es un sistema de frecuencias muy sofisticado que, entre otras cosas, sostiene el correcto funcionamiento bioquímico así como el equilibrio biológico y psíquico. Según la interacción, más o menos conflictiva de la personalidad del individuo debido a su complejo psiquismo y a su alto potencial de miedo con el entorno, estas frecuencias pueden ser alteradas y afectar al equilibrio mental, emocional o físico.

Un ejemplo de esta interrelación podría ser: Una alteración emocional media-aguda (susto, enojo) puede alterar brevemente las frecuencias asociadas al sistema inmune / endocrino, aumentando la fragilidad de este frente a virus o bacterias manifestándose días después, en un resfrío.

A través de las Esencias Florales estamos sedimentando el inicio de la irreversible y sutil mudanza de nuestros defectos. Un cambio amoroso y pacífico porque es promovido por las energías sagradas contenidas en ciertas flores.

¿Sustituyen a los medicamentos?

En principio, no. Las esencias florales se pueden tomar con cualquier otro sistema, tanto alopático como natural, no interfiere en absoluto con otros sistemas y es un gran complemento. Luego de la toma de un tiempo de las flores, se puede evaluar que medicamentos sean necesarios. Generalmente se reduce o desaparece la toma de alopáticos.

Las flores curan, resuelven innumerables síntomas y patologías. Sólo por mencionar algunos: insomnio, tensiones, depresiones, ansiedad, pánico, infravaloración, fobias; como también somatizaciones digestivas, alérgicas, dolores crónicos, asma, tumores, diabetes, tiroides, artrosis, epilepsia, cálculos, colon irritable, ulceras, psoriasis, etc.

¿Cómo saber qué flores tomar?

Lo recomendable es que el terapeuta haga un estudio del paciente y a través de algunas preguntas intuya que flores son las adecuadas en cada caso, cuales son las prioritarias. A lo largo del tratamiento puede necesitar revaluar esas esencias e ir cambiándolas a medida que el paciente note sus efectos y haga cambios.

¿En cuánto tiempo notaré sus efectos?

No hay un tiempo fijo para experimentar cambios, dependerá en gran medida de nuestra sensibilidad, del tiempo que llevemos con el problema y del problema en sí mismo. Hay flores como el RescueRemedy que actúan rápidamente, en minutos y para situaciones críticas, y hay flores como Wild Oat que demoran días o semanas en mostrarnos nuestra vocación o aumento de creatividad. Pero siempre vemos los resultados. Hoy día los nuevos descubrimientos florales permiten acelerar el proceso de sanación. Con la toma de florales las personas se vuelven más comprensivas, menos críticas, más empáticas, los ojos se encienden con brillo, el sistema inmunológico se fortalece, la autoestima se enriquece, uno se enoja menos, se siente eso tan anhelado que llamamos PAZ. Todo el cuerpo se beneficia porque el Alma comienza a sentir plenitud.

Sistemas Florales

Flores del sistema de Bach

Estas son las 38 flores utilizadas en los remedios florales del Dr. Bach, junto con algunas de sus aplicaciones. Hay muchas más de las que aquí mencionamos, que se ven con más detalle en los cursos, pero brindamos unas cuantas aquí para tenerlas como referencia.

Rock Rose:

Para personas presas del pánico. La angustia se apodera de ellas. Sistema nervioso desquiciado. Para cuando la vida se pone en riesgo. Sentir parálisis en el cuerpo por lo que se está viviendo. Este estado se vive de forma dramática. El sujeto se desencaja. No puede dominar la situación, su vida, su físico. Situaciones críticas. Enfermedades repentinas. Diagnósticos que nos inmovilizan. Noticias que nos atraviesan.

El potencial que transforma es la capacidad para elevarse por encima de uno mismo y movilizar fuerzas sobrehumanas para salir de la situación.

Gentian:

Proclividad al desánimo. Pesimismo. Negatividad. Depresión. Duda, y los resultados son perjudiciales. Siempre contemplan lo malo de una situación. Abatimiento. Períodos de desempleo. Recidivas.

El potencial que trasforma es la confianza inquebrantable a pesar de las dificultades. Los obstáculos no le harán claudicar, clave para la superación de cualquier conflicto físico o emocional.

Flores del sistema de California

Las primeras esencias florales de California fueron obtenidas en 1978 por Richard Katz, en su afán por buscar formas naturales de tratar los problemas emocionales y psicológicos, y también psicosomáticos, continuando con la obra del Dr. Bach. En 1979 funda la FES (FlowerEssenceSociety) junto a su esposa, Patricia Kamiski, terapeuta, y en 1983 es inscripta en la organización sin fines de lucro Earth-Spirit.

Actualmente la FES es co-dirigida por Richard Katz y Patricia Kaminski, esposos y colegas.

Las Flores de California constituyen un Sistema abierto y en constante expansión, porque la FES continúa investigando y agregando permanentemente nuevas esencias, ya que estas flores tratan temáticas más puntuales, específicas y contemporáneas, a los que nos vemos expuestos por la misma evolución del mundo: como problemas femeninos, disfunciones sexuales, estrés urbano, problemas de realización, etc.

Este resumen es una pequeña introducción a las temáticas que pueden abordarse con las flores de California.

Árnica:

Para traumatismos diversos, físicos y psíquicos. Agotamiento energético-emocional. Accidentes, shocks que bloquean. Múltiples usos en cremas terapéuticas. Enfermedades psicosomáticas. Fracturas, torceduras, cirugías. Sellador áurico. Reconforta, regenera, revitaliza. Permite la integración y la recuperación.

Echinacea:

Permite reconstruir la autoestima a partir de experiencia degradantes tales como abusos, violaciones, vejaciones. Perseguidos por tener diferentes opiniones. Ancianos, homosexuales o cualquier persona que se sienta discriminada o humillada. Discapacitados que no asumen su discapacidad. Restaura la dignidad, aceptación y el autorespeto. Levanta defensas inmunológicas. Enfermedades auto inmunes.

Flores del sistema de Australia. Australian Bush FlowerEsssences

Las Flores de Bush, esencias florales de Australia (Bush FlowerEssence), han sido elaboradas por Ian White, médico homeópata, herborista por tradición familiar de cinco generaciones y terapeuta floral, desde los años 70. Este sistema que cuenta con más de 60 esencias es reconocido en todo el mundo por su rapidez y eficacia. Se destaca su repertorio por trabajar temas preferentemente físicos y de personalidad. Especialmente en el plano físico sus resultados son inigualables.

SheOak:

Equilibrio emocional para permitir la fertilidad. Altamente eficaz. Hidratación del útero. Bloqueo en Trompas de Falopio. Regularización de hormonas. Menstruaciones largas, dolorosas. Quistes en ovarios. Menopausia. Como terapia de reemplazo hormonal, totalmente segura. Previene el surgimiento de osteoporósis.

Bush Fuchsia:

Problemas de aprendizaje de cualquier origen. Dislexia. Dislalia. Comprensión de un texto o material de estudio. Audición y visión. Deseo de leer en los niños. Seguridad en clase y frente a exámenes. Embotamiento mental. Desarrollo de las funciones lógicas y racionales. Coordinación de movimientos. Restablece conexiones neurológicas del cerebro. ACV. Epilepsia. Equilibrio. Zumbido de oídos.

Flores del sistema de Saint Germain (orígen Brasil)

Su sintonizadora: NeideMargonari en un excelente diálogo energético con la naturaleza descubre este sistema floral, a través de este maestro de la Gran Fraternidad Blanca y jerarquía cósmica divina. Los 12 rayos divinos actúan en estos florales de excelente cobertura junto al reino dévico y al reino angelical, sembrando los sentimientos de perdón y misericordia. Elevando nuestras frecuencias hacia la libertad. La eficacia de estos florales es altamente reparadora. Ejercen una tarea de consolidación en la propia sanación. A través de su acción terapéutica rápida, sentimos la presencia del gran arquitecto del universo obrando sobre las fuerzas naturales que se encuentran dentro de nosotros que son las que verdaderamente sanan las enfermedades.

Algunas flores de este sistema:

Lirio de paz:

Limpia los obstáculos del camino. Elimina la negatividad, la tristeza, la ansiedad. Hace fluir el conocimiento intuitivo.Conflictos familiares. Desarmonía grupal. Elevación de los propósitos divinos

Boa Sorte:

Abrir nuestros caminos y dar suerte. Nos da cuenta que la Providencia Divina facilita la realización de nuestro propósito. Nos trae protección para obtener recursos para realizar el trabajo que necesitamos. Para los que ejercen poder sobre otros a través de pensamientos destructivos. Es la medicina floral para el desafortunado. sanar heridas del alma. Nos contacta con la prosperidad cósmica. Artritisreumatoidea. Gota. Dolores en la columna vertebral. Neuralgias.

Contacto

Nuestras Redes Sociales